Skip to main content

Vive los cortes de pelo y las emociones

con Alex Cantó, peluquero en Malasaña

¿Cuál fue el camino hasta convertirse en peluquero en Malasaña?

Alex Cantó empieza su trayectoria profesional a los 16 años en la peluquería de su pueblo de Alicante donde se cortaba el pelo su madre. Es ahí cuando siente un flechazo inmediato por su profesión y decide sentarse todas las tardes a observar. Y aprecia cómo un corte de pelo y una buena conversación terapéutica pueden cambiar un mal día. Mientras aprende el oficio, aprueba el Título Oficial en la Academia Rafael y Juan Carlos (Ganadores mundiales de peluquería) para poder ejercer profesionalmente.

A los 18 comienza en Madnes Peluqueros en la Ciudad de Alicante durante dos años, estudiando todo sobre la peluquería femenina mientras trabaja. En esa etapa decide darle un vuelco a su carrera y enfocarse en lo que le apasiona: EL CIUDADO MASCULINO. Así que con 19 AÑOS se embarca en la aventura de trabajar junto a “QuiquePop”, al que le debe todo. Eminencia de su gremio y, por supuesto, su mentor. Maestro y Discípulo comparten sus vidas durante 8 maravillosos años. Finalmente, con 27 años, 800 euros en el bolsillo y una maleta repleta de aprendizajes e ilusiones arriesga y se muda a Madrid para cumplir nuevos sueños

Como dice Alex:

“No fue fácil, pero es que los chicos malos no se quedan paralizados en la casilla de salida, el miedo como un acompañante vital para seguir avanzando”

Empapela Madrid con sus currículos y le llaman la misma tarde para trabajar. Tras varios años en diversas barberías y centros de belleza masculinos, llega una pandemia y en plena ola decide emprender, porque hay momentos en la vida que tu madurez profesional ha llegado y como dice Alex: «Mi reloj biológico ha cumplido mi plazo de espera y no, ya no podía ser de otra manera”. Había que arriesgar al todo o nada.

Las buenas experiencias te nutren con grandes aprendizajes positivos y, las malas, también lo hacen para saber cómo no hay que tratar a empleados, clientes y darte ese conocimiento para liderar con amor tu empresa. Y así nace Chico Malo, tu peluquero en Malasaña.

No es solo una barbería, es un espacio donde ser tú mismo, donde te vamos a escuchar, a reír (y a llorar si hace falta) y, no te preocupes, que siempre se acordará de lo último que le contaste. Porque para él, el cuidado masculino empieza por la autoestima. Y de eso, ha sufrido un rato.

Te ayudamos a ser la mejor versión de ti mismo

Más vale llegar tarde que llegar feo.